David García de Nosoloruedas

ACIDO LACTICO, RIESGOS Y CONSEJOS.

ACIDO LACTICO: DESCUBRE QUÉ ES Y CÓMO CONTROLARLO EN EL CICLISMO.

A todos los ciclistas, ya sea de carretera o de montaña, nos ha pasado en alguna salida que al forzar nuestro nivel para mejorar nuestras marcas y luego volver a nuestro ritmo habitual, nos ha dado una “pájara”.

Seguro que nos resulta muy útil conocer los motivos por los que aparece esa terrible sensación al esforzarnos sobre nuestra bici y así actuar para intentar evitarla.

David García, de nosoloruedas, disfrutando de su bici BTT..
David García, de nosoloruedas, disfrutando de su bici BTT..

En un principio, si no forzamos nuestro cuerpo, iremos a un ritmo más lento en el que podremos permanecer por bastante tiempo y que llamaremos etapa tranquila. Eso sí, en cuanto apretemos el acelerador de nuestro organismo, nuestro cuerpo rendirá al máximo pero por mucho menos tiempo. Y, lógicamente, cuanto más forcemos la máquina que somos, más rendiremos. Esta etapa la llamaremos rápida.

Para los dos tipos de funcionamiento iremos quemando grasas y glucosa y para lograrlo, usaremos el oxígeno. En el momento en el que sobrepasemos un determinado punto de aceleración, ni en la etapa tranquila ni en la rápida podremos dar respuesta a nuestras exigencias, por lo que nuestro cuerpo entrará en una fase en la que sólo usaremos glucosa, sin emplear el oxígeno y de este modo, realizaremos el proceso mucho más rápidamente al saltarnos una fase del mismo.

En esta etapa tan rápida consumiremos mucha glucosa y aparecerá, fruto del proceso de combustión, el temido ácido láctico. Conforme se vaya acumulando este ácido en nuestros músculos, veremos que no podemos mantener ese nivel de trabajo sobre nuestra bici btt o road, por lo que será necesario reducir la velocidad a la que hacemos girar nuestras amadas ruedas a la carta.

Nuestra permanencia en la etapa superrápida durará entre 20 segundos y 2 minutos. Al bajar nuestra exigencia sobre la bici y volver a la etapa tranquila, gastaremos el ácido láctico que tenemos acumulado y pasado un tiempo, podremos volver a nuestra etapa superrápida.

En nuestras salidas podremos evitar entrar en la etapa ultrarrápida ya que sólo la activamos para hacer algún sprint los ciclistas de carretera o para hacer sprint y subidas los de mtb. El asunto cambia si hablamos de pruebas o carreras ciclistas en las que queremos dar lo mejor de nosotros mismos y puede ser necesario acelerar al máximo si queremos acabar al sprint, subir algún repecho o descolgar a nuestros rivales.

Por lo tanto, parece inevitable en ciertas ocasiones utilizar nuestra etapa superrápida sobre las dos ruedas y correr el peligro de caer en una acumulación de ácido láctico que nos impida seguir a un buen ritmo con nuestra bici.

¿Qué podemos hacer para que esto no nos suceda? La mejor opción que tenemos es la de entrenar nuestra etapa superrápida y obligar a nuestro cuerpo a que desarrolle mecanismos adaptativos que impidan que el ácido láctico se acumule rápidamente en nuestros músculos y en el caso de que esto suceda, a que lo soporte del mejor modo posible. Así, se hace necesario cuidar nuestro estado físico, planeando cuidadosamente nuestro entrenamiento para dar lo mejor de nosotros a bordo de nuestra bicicleta y poder disfrutar plenamente de nuestras salidas a dos ruedas. Como siempre, desde Nosoloruedas te animamos a preparar con mimo tu cuerpo siguiendo nuestros consejos de alimentación, entrenamiento… No olvides que tener una buena bici con unas ruedas custom ligeras te ayudará a mejorar tus marcas, pero el componente más valioso de tu bicicleta de montaña o carretera eres tú. ¡Cuida el motor de tu bici!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.