ÉRIC BARONE, PASIÓN SOBRE RUEDAS.

Éric Barone, ciclista líder del mundo en descenso extremo.
Foto de Éric Barone, ídolo de los aficionados al ciclismo extremo.

ÉRIC BARONE, EL CICLISMO EXTREMO COMO EXPLORACIÓN  DE  LOS  LÍMITES  DEL  HOMBRE.

Éric Barone hoy va a ser el eje central de nuestro post, ahondando en su histórica trayectoria a dos ruedas.

Los ciclistas, como todos los aficionados a una disciplina, ya sea deportiva o de otra índole, admiramos a algunas personas porque de algún modo representan lo que nos gustaría llegar a ser. En algunos casos son nuestros ídolos por sus habilidades que están indiscutiblemente lejos del alcance de la mayoría, otros lo son por la pasión que ponen a sus actividades o por el arrojo con el que se lanzan a llevar a cabo actividades excitantes pero realmente peligrosas.

Si mencionamos a Éric Barone, todos los amantes de la bicicleta inmediatamente reconocemos en él los tres factores que acabamos de mencionar por los que elevamos a alguien a la categoría de ídolo.

Este francés, nacido en 1.960 en la pequeña ciudad de Oyonnax, próxima a las fronteras con Suiza e Italia, inmortalizó su nombre al actuar como especialista rodando las escenas peligrosas en películas de acción. Dobló a actores como Silvester Stallone o Jean Claude Van Damme.

Pero Éric Barone, atleta en constante evolución, decidió abrir su abanico de actividades y dedicarse a los deportes extremos, intentando batir récords en bicicleta de montaña. Si leemos en su página oficial, vemos que su filosofía de vida es vivir el presente, disfrutando de cada momento y no ve tan importante batir un nuevo récord como el degustar todo el proceso segundo a segundo. El reto de hacer posible lo considerado imposible hasta el momento es lo que le hace sentirse vivo: ese es el “ideal” que mueve su vida.

Así pues, siguiendo su impulso vital empezó su reto personal rodando con su bici sobre nieve.

–   Éric Barone en 1994 batió el récord alcanzando los 151 km/h. en la estación de esquí Les Arcs, en Saboya, superando a Christian Taillefer en 4 Km/h.

–   En 1995, después de que Taillefer alcanzara en la estación de esquí de Vars los 178 km/h, Éric logró de nuevo el primer puesto en este récord, estableciéndolo en los 193 km/h.

–   En 1997, Éric Barone bate su propia marca llegando a los 210 km/h.

–   Un año más tarde, Christian Taillefer le arrebata la supremacía superándolo en 2 km/h.

–   En 1999 Éric Barone establece una nueva marca con 217 km/h.

–   Un año después, el mismo Barone aumenta la velocidad récord hasta 222 km/h. en la pista de Les Arcs. En esta ocasión, Éric Barone usó una bicicleta prototipo hecha de fibra de carbono, así como un traje y un casco aerodinámico.

Pero dado el carácter intrépido del Barón Rojo (como es también conocido Éric Barone) buscó un nuevo reto que se convirtiera en el motor de su vida. Y lo encontró… Ahora intentaría ser el más rápido con una bicicleta mtb sobre tierra.

–   En 2001 había encontrado el escenario perfecto para su nueva gesta después de haber viajado por todo el mundo. El sitio elegido fueron las laderas del volcán Cerro Negro, en Nicaragua, donde batió su récord logrado en Hawaii, bajando el volcán a 130 km/h.

–   Al año siguiente, volvió para intentar mejorar su marca. La primera vez que descendió lo hizo a 163 km/h., pero se dejó llevar por su espíritu de superación y volvió a bajar poco después, alcanzando una velocidad punta de 172 km/h. Sin embargo, la dirección de su bicicleta de carbono se rompió y Éric sufrió un aparatoso accidente que conmocionó tanto a los periodistas como a los numerosos fans que presenciaban la gesta. Afortunadamente, el casco parece ser que fue el que le salvó la vida y finalmente el accidente se saldó con unas costillas rotas.

–   No ha vuelto a descender el Cerro Negro, pero sigue unido a Nicaragua, ya que en 2006 fundó Camino Voyage, una agencia de viajes que pretende dar a conocer este país a sus compatriotas franceses.

En 2013 volvió a asumir el reto de batir su récord mundial de descenso en bicicleta sobre nieve en la pista de Les Arcs, pero no llegó siquiera a igual su marca de 222 km/h., quedándose en la nada despreciable cifra de 217,3 km/h.

En la actualidad desarrolla actividades como asesor y coach, aunque dada su biografía… casi nadie duda que nuevos desafíos deportivos estarán rondando por su cabeza, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.