CONSEJOS DE HIDRATACION EN EL CICLISMO

En Nosoloruedas, como amantes del ciclismo, intentamos ir aprendiendo cada día más sobre nuestro amado deporte e ir compartiendo nuestros conocimientos contigo. Es primordial disfrutar a bordo de nuestra bicicleta cuidando siempre nuestra salud, aspecto que debemos tener como lema irrenunciable. En este sentido, hace un tiempo abordábamos en un post la importancia de la hidratación para mantenernos sanos y que nuestro rendimiento pedaleando sea óptimo. Consideramos que este es un tema que a todo amante de las dos ruedas nos interesa, por lo que hoy vamos a darte unos consejos de hidratación en tus salidas en bici y evitar así la temida deshidratación cuyos síntomas van desde:

  • Falta de energía
  • Sed
  • Calambres
  • Finalmente, incluso la muerte

La hidratación se fundamentará en bebidas isotónicas, llamadas así porque tienen la misma concentración que los líquidos del organismo, por lo que se absorben muy rápidamente.

La hidratación: una necesidad esencial en el ciclismo

La hidratación: una necesidad esencial en el ciclismo

La tomarás fresca, no fría, para que abandone el estómago lo antes posible y llegue al intestino, que es donde se absorbe.

Deberás prestar atención a la hidratación antes, durante y después de cada salida. De 30 a 60 minutos de antes, es conveniente beber de 300 a 600 mililitros y tomarás una barrita energética que aporta la cantidad óptima de hidratos de carbono.

Durante el ejercicio beberás en función de:

  • La temperatura
  • La dureza de la prueba
  • Tu grado de sudoración

Pero como pauta general, a los 30 minutos empezarás a beber, nunca hay que esperar a tener sed ya que sería demasiado tarde y estarías ya sufriendo deshidratación.

Bebe frecuentemente, a pequeños sorbos, para ingerir cada hora más o menos un bidón, ya sea pequeño o grande, según tus necesidades y los factores que hemos nombrado.

Ten en cuenta que después del ejercicio hay que compensar el líquido perdido, para lo cual lo ideal sería saber tu peso antes y después  con la finalidad de ingerir 1,5 veces el peso perdido. Si no puedes pesarte, usa el sentido común, evalúa tu esfuerzo, lo que has bebido y tu sudor y básate en tus experiencias previas para valorar cuánta bebida isotónica debes tomar.

Añade un poco más de sal a tus comidas, ya que ayuda a retener líquidos,  y repón hidratos de carbono en las siguientes horas.

Con estas pautas sobre hidratación, te asegurarás de que tu rendimiento y salud son óptimos y podrás seguir disfrutando de este deporte, igual que hacemos en Nosoloruedas. Nos encantaría que compartieras con nosotros tus rutinas para mantenerte hidratado. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *