CONTROL ANTIDOPAJE EN EL CICLISMO PROFESIONAL

Como todos los aficionados al ciclismo, Nosoloruedas está al corriente de que el dopaje se ha convertido en una de las mayores lacras en las competiciones de alto nivel, aspecto que habitualmente proyecta una sombra de sospecha sobre nuestro amado deporte. Se trata, sin duda, de un fantasma que se ve espoleado por noticias como la reciente sentencia condenatoria a la ciclista belga Femke Van den Driessche por el primer caso de dopaje mecánico conocido. Por este motivo, hemos querido ahondar en el conocimiento de la lucha antidopaje, centrándonos en esta ocasión en el control del dopaje con sustancias prohibidas.

Control antidopaje: comida sana y variada para dar negativo

Control antidopaje: comida sana y variada para mejorar tus resultados

En este post, vamos a tratar de explicar uno de los métodos que la UCI (Unidad Ciclista Internacional), usa para disuadir a los profesionales de las dos ruedas de tomar sustancias dopantes, no sólo porque ensucian el juego limpio sobre la bicicleta, sino porque ponen en peligro su salud y su propia vida.

Hay que destacar, que no es el único modo de luchar contra el doping, también se hacen campañas para concienciar a los deportistas amantes de la bici, de los riesgos y sanciones que acarrea esta práctica.

A la hora de realizar un control antidopaje, hay que regirse por una serie de normas que regulan todo el proceso y que está recogido en el Código Mundial Antidopaje, para asegurar de este modo, la uniformidad y equidad de los resultados.

Según este Código, durante un control antidopaje, hay cuatro pasos que se deben seguir en todo momento:

  • Selección
  • Notificación
  • Procesamiento de la muestra
  • Análisis en el laboratorio de la muestra

A la hora de seleccionar al deportista que va a ser analizado durante una competición, se siguen unos criterios que varían dependiendo del deporte que se trate, pero normalmente, no se escoge a un deportista en concreto sino a una posición en la clasificación.

Si el muestreo se va a realizar fuera de competición, es decir, durante los entrenamientos, será un sorteo el que marcará al deportista, en este caso ciclista, a examinar.

Una vez se ha escogido al ciclista o ciclistas que han de someterse a las pruebas de dopaje, se les notifica personalmente tal extremo.

Si están en plena competición, disponen de una hora de tiempo para personarse en la Estación de Control de Dopaje, momentos en los que se encuentran siempre acompañados por el encargado de tomar la muestra.

Si se encuentran fuera de las pruebas de competición, la recogida de la muestra, se hace de un modo inmediato.

Llegado el momento de hacer la prueba, se toman muestras de orina que aunque sí detectan la presencia de sustancias dopantes, no pueden cuantificar ni encontrar restos que señalen las autotransfusiones de sangre y muestras de sangre.

Las muestras tomadas a los ciclistas se dividen en dos grupos y son llevadas a laboratorios para su análisis. Por supuesto, no se etiquetan con el nombre del profesional de la bici sino con un código numérico único y cuyo propietario es anónimo para los laboratorios.

Una vez que las muestras del ciclista arrojan sus resultados, éstos se comunican al deportista y si han dado positivo, también son informados la Federación Internacional de Ciclismo y WADA.

Como ves, amante de las dos ruedas, es muy fácil ser descubierto si se practica el dopaje, por lo que el mejor consejo que Nosoloruedas te puede dar, es que disfrutes del deporte limpio, que entrenes sobre tu bici de montaña y de carretera y que uses la mejor bicicleta posible, calzándole unas ruedas a la carta. ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *